miércoles, 25 de septiembre de 2013

QUE VIVAN LOS PICNIC... PERO COMO LOS DE LUCIA BE!!

Yo de mayor quiero ser cómo Lucia Be. Es así. Lo confieso. Todos tenemos a alguien en nuestras vidas, con los que nos fijamos, inspiramos y admiramos. Y a mi me pasa con ella. En el fondo, supongo que será porque Lucia y yo tenemos mucho en común. Nos conocimos hace la tira de años (OMG! cómo pasa el tiempo) en la editorial donde ambas trabajamos. Ella en la sección de moda y yo en gastronomía. Ella ya ha hablado de nosotras aquí y aquí.

Ambas pasábamos horas y horas en la cocina de la oficina. Lucia porque se "tragaba" casi todos los cierres interminables de aquella editorial, yo, porque vivía a 80 kilómetros de mi casa y pasaba más tiempo allí que en la mía propia. Ambas, compartíamos nuestras alegrías y nuestras penas, pero también nuestras inquietudes
*Lucía, Fran y yo en uno de los tantos eventos que nos tocaba organizar. 
Aunque terminábamos a las mil y sin fuerzas, siempre encontrábamos un hueco para las risas.


Y ambas, unos años después, nos encaminamos hacía nuestros sueños. Ella con su empresa de tocados, diseños y cosas que hacen que la vida sea una fiesta. Yo con mi tienda de vinos y espacio gourmet.

Desde entonces, han sido más los mails que las llamadas. Pero las dos sabemos el trayecto de la una y la otra. Las risas, los llantos, las preocupaciones, los problemas, las soluciones. Emprender es eso. Y cuando tienes a alguien que camina a tu lado, siempre se hace más llevadero. El SI, cuando emprendes y caminas por estos montes de subidas y bajadas, ese SI, suena a gloria.

Por eso, cuándo Lucia me llamó y me dijo: "Estoy loca. Voy a montar un fiestón. No sé bien lo que hago pero el amore ha sido el que me ha empujado", no podía dejar de decirle SI.
"No estás loca Luci! Ya verás como sale todo perfecto! Hay que dar estos pasos para triunfar!! Claro que si!!!"


*Ilusión máxima al recibir mi invitación!

La semana que Lucia eligió para celebrar su picnic, el picnic más bonito del mundo mundial, yo tenía un caos. Todo concentrado en tres días. No tenía con quien ir, porque mi amore era el que me sustituía en la tienda si yo quería ir (así son estas cosas de emprender...que una lo tiene muy mal para dejar su negocio y alaaaa). Y claro, coger el coche yo sola y cascarme los 400 kilómetros hasta Sigüenza, en un ir y venir... Pues iba a ser que mejor con alguien, no? Así que, gracias a Lucia y las redes, encontré a una de las dos mejores compañeras. Rocio, de Catering Exquisit, que se apuntó a la aventura del picnic y que estaba sin pareja igual que yo. Y mi cuñada, Mari, que tiene la tienda de ropa más bonita de la Vall, tampoco quiso perderse el sarao.




Del Picnic Lucia Be ya se ha habló, y mucho, en los blogs más afamados de la red. Y no es para menos. Lucia tiene ese qué se yo (bueno, sí lo sé...), que consiguió reunir a lo mejorcito del mundo blogger y no blogger. Porque también, se concentró allí gente del sector de la moda, que no se quiso perder esta fiesta!!

Nada más pisar la finca Monte de Cutamilla, un espacio que enamora al segundo de aparcar el coche, se podía oler a campo, a flores, a picnic. Aquello era maravilloso. De postal. De cuento. Cómo ella quería. 


*Ambiente de Cutamilla donde se celebró el Picnic Lucia Be y momento del concierto de MeryLemon.


No faltaba detalle. Rincones preciosos, que invitaban a sentarse y contemplar los rayos de sol y la gente radiante. Música para los oídos. Catering más que exquisito. Música en directo a cargo de MeryLemon que te hacía volar de emoción al escuchar la letra.... Todo era perfecto. Todo fue perfecto.


                                     *Fotos de Lucia Be.


Y los tocados, los turbantessombreros, las pajaritas, las flores.... Aquello era un ir y venir de gente bonita probándose cientos de cosas bonitas.


                                     *Fotos de Lucia Be.



*Estuve haciendo fotos a cada rincón! 
Aquí con mi cuñada Mari, que no se quitó el modelo Jimena! Es que es precioso!

Pero lo mejor, lo mejor de todo, lo que valió millones haber ido, haber recorrido los 400 para ir y los 400 para volver, fue, la cara de felicidad, amor, pasión, emoción, gratitud, alegría y nervios de Lucia

                                                           *Fotos de Lucia Be.


Por eso, sólo por eso, yo volvería a ir una y las veces que hicieran falta. Yo pude ser testigo de ese momento. Del amor que une a dos personas, que con sólo la mirada que se cruza entre ambos, se están diciendo: tranquilo amore. Ya está. Todo está perfecto. Gracias. Gracias.

                                                    * Lucia y su Amore. Juntos al fin del mundo.


Eso, vale todos los viajes. Ese fue el picnic más bonito del mundo mundial. El de Lucia Be. Por eso, QUE VIVAN LOS PICNIC... PERO COMO LOS DE LUCIA BE!
Síganla, compren sus sombreros, láminas y tocados, y serán más felices. Lo sé. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada