martes, 22 de noviembre de 2011

Momentos...

Antaño, tomar una copa de vino era motivo de celebración. Lo hacíamos cuando en nuestras vidas había ocurrido alguna buena nueva, fuera del tipo que fuera. Hoy, tomar una copa de vino, es disfrutar del momento. Los días como hoy, grises y lluviosos, son perfectos para descorchar una botella.



Cada vez, sois más lo que me comentáis que habéis cambiado la cerveza por la copa de vino.. y no sabéis lo que me alegra!!! Y no es que tenga nada en contra de "la rubia", en absoluto. Pero donde esté una buena copa de vino...



En días como el de hoy, un plan perfecto puede ser el calor del fuego, una mantita, un buen libro o internet para navegar y una copa de vino. Relax total.



Y aunque todavía no es del todo común, si que nos vamos acostumbrado a ver personas que salen "solas" a tomar una copa. ¿ Porqué no? A veces, salir a tomar el aire, entrar a un local tranquilo y que nos guste, puede ser el sitio perfecto para tomar una copa de vino y despejarnos... y...quién sabe!!!


Puede que otra de las opciones que incluyamos en nuestros momentos de placer, sea la de un atardecer junto a alguien especial con quién compartir unas vistas maravillosas, una buena charla y un buen vino...


Esther

                                                              * Imágenes vía Pinterest.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada